04
Sep

TARTA GUINNESS

La receta de hoy es también de una tarta irresistible y es que esta tarta de cerveza negra es una bomba de chocolate, por supuesto no sabe nada a cerveza y hay que comerla en pequeñas dosis porque es densa y dulce a partes iguales! Yo esta vez en lugar de hacer una tarta he hecho dos bizcochos ya que tenia que agradecer a un amigo los maravillosos tomates de huerta que nos había traído y que pronto veréis en el blog! Y la verdad es que que mejor manera de agradecer algo a alguien que con un dulce, ademas a Dani le encanta el chocolate así que lo tuve claro! La segunda tarta fue parte para mi sobrina a la que e encanta no solo la tarta sino la deliciosa crema de queso y nata que la cubre! Así que lo dejo a vuestra elección podéis hacer dos bizcochos o una tarta, eso como queráis, es perfecta para un cumpleaños también!

INGREDIENTES

BIZCOCHO

250 gr de harina

75 gr de chocolate puro en polvo (sin azúcar)

350 gr de azúcar

una cucharadita y media de bicarbonato

250 gr de cerveza negra

250 ge de mantequilla a temperatura ambiente

140 gr de nata liquida para montar

2 huevos

1 cucharadita de extracto de vainilla

FROSTING

300 gr de queso crema (tipo philadelfia)

350 gr de nata liquida para montar

150 gr de azúcar glass

Lo primero de todo es precalentar el horno a 180º. En un bol tamizamos la harina junto con el azúcar, el chocolate en polvo y el bicarbonato.

Forramos los moldes con mantequilla primero y papel de hornear después.

En un bol calentamos al baño maria la cerveza y la mantequilla para que se mezclen bien… si tenéis microondas con unos segundos en el microondas bastará…

A continuación añadimos los huevos, la nata, y el extracto de vainilla y mezclamos bien!

Añadimos poco a poco los líquidos a la mezcla de harina y chocolate y removemos con unas varillas, hasta integrarlo todo bien.

Vertemos la mezcla en los dos moldes, y lo horneamos unos 35 minutos! Si decidís hacer un solo bizcocho el tiempo será mayos, unos 45-50 minutos. La mejor forma es meter un cuchillo y cuando salga limpio es que esta hecho!

Dejamos que se enfríen.

Para el frosting o crema de queso, en un bol, con la ayuda de unas varillas (la mejor inversión en cocina que he hecho nunca) batimos bien.

En otro bol montamos la nata, es importante que este fría para que monte mejor!

Con la ayuda de una espátula echamos sobre la mezcla de queso una buena cucharada de nata y lo unimos con movimientos envolventes… lo hacemos poco a podo como en unas tres veces para que aguante mejor!

Colocamos la crema sobre el bizcocho frió y a disfrutar… al día siguiente esta aun mejor! Guardala en la nevera tapada para que no coja olor y la sacáis una media hora antes de comerla! Delicioso!!!

Feliz semana a todos!